¡Adiós a las almendras rancias!

Almendras

Siempre que compraba almendras me pasaba lo mismo: utilizaba una parte y el resto, muy bien envuelto y guardadito, se perdía por algún rincón oscuro de mi cocina. Cuando las necesitaba de nuevo … ¡demasiado tarde!

Pero las caras de contrariedad -por lo menos las relacionadas con este tema- son cosa del pasado. Gracias a las fuerzas del destino o quizás a mis esporádicas visitas a la biblioteca, cayó en mis manos el libro La cocina de Cristina Galiano ¡Cuantas incógnitas se han despejado desde entonces!

Hoy señalaré los consejos generales en relación a este tema, pero si tenéis oportunidad de leer alguno de sus libros ¡aprovechadla, no tienen desperdicio!

Conservar almendras crudas:   Almendras crudas

Nada de paquetitos como hacía yo.

Las almendras crudas deben guardarse en la nevera, en bolsas de plástico – yo utilizo las de congelar-, extrayendo el aire y cerradas herméticamente. Debemos evitar la humedad que las pondría rancias. Una estupenda manera de conseguir la bolsa con la medida justa es la que se propone en el post de bolsas herméticas caseras de Directoalpaladar ¡como me gustan estas cosas!

Collage Bossa

Las almendras pueden conservarse hasta un año en el congelador. Para consumirlas las sacaremos unos 15 minutos antes. Se puede tostar directamente congeladas, pero necesitaremos más tiempo.

Siempre guardaremos las almendras enteras. Si las tenemos que picar o laminar lo haremos cuando vayamos a utilizarlas, pues el riesgo de que se rancien es menor así.

Tostar almendras en el microondas: 

Como veis también he descubierto que las puedo tostar en el microondas. Es fácil, rápido y bueno ¡mis 3 palabras favoritas!

  1. Esparcimos las almendras crudas en un plato o fuente, pero dejando el centro libre, pues es donde las microondas tienen menor incidencia.
  2. Introducimos SIN tapar, a unos 600-700 vatios durante 2 minutos.
  3. Terminado el tiempo, las removemos. A partir de aquí, iremos programando de minuto a minuto y removiendo hasta tostarlas a nuestro gusto. Pueden ser 5, 6 u 8 minutos, todo depende de la cantidad, el tipo de fruto seco, la potencia del microondas, etc. Hay que ir probando. Además, debemos tener en cuenta que una vez finalizado el tiempo, las almendras siguen haciéndose durante el llamado periodo de reposo (unos 3-5 minutos).
  4. Retiramos aquellas que se van tostando, sino podrían quemarse.

Tostar almendras

Al sacarlas del microondas están un poco blandas y queman que da gusto, pero en cuanto enfríen, crujiente, crujiente.

Almendras fritas en el microondas:

En este caso y antes de introducir las almendras en el microondas, les añadimos unas gotas de aceite y un poquito de sal. Las removemos con las manos para que se impregnen por igual y con ellas al microondas, procediendo como en el apartado anterior.

Claro que las podemos comprar ya fritas y tostadas, pero … ¿y nuestra curiosidad humana? Además, de esta manera pondremos la cantidad de aceite y sal que más nos guste.

Fuente de inspiración: 

El libro La cocina de Cristina Galiano, Editorial Espasa Calpe, Madrid 2002, 2ª edición.

¡A la rica y sana almendra!   

DSCN3892-002

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s