Lentejas, ya no son comida de viejas.

Qué será que cuando aprieta el frío y se  acerca la hora de comer, mi mente se llena con imágenes de platos humeantes, donde reposan unas buenas lentejas salpicadas de trocitos de verduras, de taquitos de jamón, de chorizo,  laurel, unos ajitos y unas pocas costillejas.

DSCN2699 (640x480)
Así de fortotes estaban nuestros mayores con este tipo de comidas tan contundentes y nutritivas. De todas maneras, si queremos aligerar un poco el plato podemos rebajar o anular la cantidad de carne  y completar las proteínas de las legumbres añadiendo algún cereal, como el arroz. Sea como fuere, las lentejas están bien buenas.

Ingredientes 4 raciones:  

  • 300 g de lentejas
  • 3/4 l de agua
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • 3 dientes de ajo (los míos eran chiquitos y puse un par más)
  • 1 ñora
  • 1 chorizo
  • tacos de jamón (unos 100 g)
  • 200 g de tira de costilla de cerdo troceada
  • aceite
  • sal y  pimentón dulce.

Preparación:

  1. Ponemos el aceite a calentar en la olla rápida. Picamos  la cebolla y pelamos los ajos. Pochamos. Mientras, cortamos la zanahoria en dados pequeños y lo añadimos.
  2. Cuando las verduras brillen (y no sea por su ausencia), es la hora de rehogar los taquitos de jamón, la costilla de cerdo y poner la hoja de laurel. Removemos y sellamos la carne.
  3. Incorporamos el chorizo troceado, la ñora y una cucharadita de pimentón. Cocinamos brevemente y agregamos las lentejas. Mezclamos para que se impregnen de sabor, y vertemos el agua caliente.
  4. Cerramos la olla rápida. Ponemos la posición II y el fuego alto. Cuando suba la válvula de seguridad, bajamos a fuego medio y contamos unos 8 minutos.
  5. Transcurrido el tiempo, apagamos el fuego, dejamos salir el vapor y esperamos a que la válvula de seguridad baje. Abrimos la olla.
  6. Miramos a ver como están nuestras lentejas: punto de sal, punto de cocción, punto de que pinta y, si fuera necesario, rectificamos y punto.

A tener en cuenta:

En principio, las lentejas no necesitan remojo. En casa, antes de cocinarlas, las sumergimos en agua fría y desechamos las que quedan flotando.
Hay quién sí las deja en remojo para que luego se cuezan antes, pero la verdad, en la olla rápida se hacen la mar de bien.
Si veis que 8 minutos de cocción  no es suficiente, no problem, las volvéis a poner al fuego y ya está, para la próxima ya sabéis.

Anécdotas:

Me confieso: mis primeras lentejas en olla exprés, ya hace unos cuantos años, se me pegaron. Andaba yo ahorrativa con el agua y lo que pasa. Supongo que no he sido la única, porque  las ollas rápidas actuales marcan un nivel mínimo de líquido. Desde el trauma de aquellas lentejas requemadas que no le quito ojo al dichoso nivel.

Fuente de inspiración:

Creo que este tipo de platos tan caseros tienen una gran influencia familiar. Quién no ha visto en casa preparar unas buenas lentejas. Nuestra madre les añadía unas patatas, la abuela trituraba las verduras para que no pusiésemos pegas a la hora de comérnoslas, la semana pasada  nuestro hermano nos comentaba que les pone un poco de picante y quedan buenísimas.
No hay como mirar a nuestro alrededor con ojos curiosos.
Os deseo una feliz elaboración y una mejor degustación.

¡Que aproveche! DSCN2703 (640x470)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s